Blogemojis y emoticonos

El empleo de emojis y emoticonos en diversos ámbitos de la comunicación es tan popular al día de hoy, que resulta extraño no verlos en una interacción por chat mediante redes sociales. Estos símbolos consistentes en grafismos son representaciones universalmente reconocibles de diferentes estados de ánimo y reacciones. Los mismos añaden significados y valor a los mensajes. Incluso, son capaces de sustituir palabras y frases completas, mientras agregan el atractivo de las imágenes al intercambio escrito.

Ahora bien, que dichos iconos se usen mucho no significa que sea conveniente incluirlos en toda clase de comunicación y en cualquier ocasión. Es importante tomar en cuenta el contexto de la interacción, su intención y, sobre todo, con quienes se establece. Por ejemplo, los emojis y emoticonos hacen más divertidas y agradables las charlas informales en RRSS. En cambio, como elementos constantes en los mensajes corporativos, tienden a percibirse como una falta de seriedad y cierto grado de inmadurez.

 

Emojis y emoticonos: ¿enriquecen o empobrecen el lenguaje?

 

Algunos investigadores en el área de la comunicación no creen que exista ningún conflicto entre el lenguaje escrito y el uso de emojis y emoticonos. Por el contrario, piensan que agregan emocionalidad a los mensajes y atenúan el exceso de formalidad en muchos de estos. Más aún, consideran que los símbolos en cuestión funcionan como un equivalente gráfico de la comunicación no verbal en una conversación cara a cara.

Al igual que los gestos, las expresiones faciales y las posturas corporales, las caritas y otras imágenes dispuestas en diversas plataformas, ayudan al emisor a dar la intención deseada al mensaje. De esta manera, el receptor percibe éste como más cercano y confiable.

Sin embargo, resultaría incomprensible en la comunicación escrita tratar de equiparar con iconos y signos de puntuación agrupados la potencia del lenguaje no verbal de una interacción personal. Un conocido estudio de la Universidad de Los Ángeles, a mediados del siglo XX, determinó que sólo el 7% de las conversaciones es verbal, 38% es vocal (corresponde al volumen y las inflexiones de la voz) y el 55% restante es gestual. Por tal razón, emplear emojis y emoticonos en exceso no es viable ni aconsejable.

¡Cuidado con los malos entendidos al usar estos recursos!

Considerando que el uso de estos grafismos en la comunicación escrita y compartida mediante plataformas digitales se ha generalizado, es imprescindible saber el significado aceptado de cada uno de ellos. Asimismo, es importante conocer la interpretación que puedan tener entre personas de contextos culturales diferentes al propio, con quienes se deba interactuar.

Por otro lado, es necesario recordar que los diseños de los emojis varían según la plataforma y los dispositivos desde donde se envían los mensajes. En este sentido, una carita con una expresión determinada puede tener diferentes presentaciones en Google, Instagram, Facebook, Apple y Amazon, entre otros.

En este sentido, para reducir el riesgo de malos entendidos es recomendable consultar el sitio web de Emojipedia. Este portal está dedicado a orientar el empleo de estos iconos, mediante el despliegue de los significados de cada uno, a modo de diccionario. Del mismo modo, muestra sus equivalentes en los diferentes sistemas operativos, dispositivos y redes sociales.

Emojis y emoticonos: ¿cómo usarlos en la comunicación empresarial?

Usar los iconos e ideogramas tipográficos referidos con la idea de dirigirse cordialmente a los clientes, proveedores y relacionados requiere de un buen criterio. De hecho, no es correcto utilizarlos en los primeros contactos, cuando la interacción apenas está comenzando. Lo prudente es esperar a que el interlocutor tome la iniciativa.

Aun así, en lo que respecta a la comunicación corporativa, lo mejor es limitar el empleo de emojis y emoticonos a uno por e-mail o a uno por cada tres párrafos, en el caso de mensajes largos. Igualmente, es aconsejable utilizar sólo aquellos símbolos que no den lugar a malas interpretaciones.

Emoticonos y emojis en la comunicación con el equipo de trabajo

Estos recursos gráficos bien empleados pueden ser herramientas lingüísticas muy útiles para los grupos de trabajo que interactúan de forma remota. Dichos elementos permiten abreviar los comentarios sobre labores en proceso compartidas mediante plataformas como Slack, Trello u otras.

Para los líderes, los iconos pueden funcionar como herramientas efectivas para incrementar la motivación de sus colaboradores durante la ejecución de proyectos. Además, utilizando los símbolos adecuados, es viable emplearlos en la comunicación individual con los integrantes del staff cuyo rendimiento decae por problemas personales. De tal modo, es posible elaborar mensajes positivos y cercanos que levanten el ánimo de estos trabajadores.

Campañas de marketing con iconos

 

Las caritas y otras imágenes están apareciendo hasta en anuncios de televisión y otros medios convencionales. Sin duda, en estos casos, son recursos expresivos de los que estrategas y productores de contenidos sacan mucho partido. Obviamente, en el marketing digital están asociados al éxito de muchas campañas.

Diferentes mediciones de KPIs en redes sociales registran un incremento en la interacción de casi 26% para los twits que incorporan emojis. Igualmente, las publicaciones en  Facebook con estos iconos incluidos pueden obtener cerca de 60% más de likes comparadas con aquellas que no los tienen. Por si fuera poco, los contenidos difundidos en social medias acompañados de caritas y otros símbolos, reciben comentarios y son compartidos aproximadamente un 35% más que los mensajes sin estos elementos.

Hay disponibles cerca de dos mil emojis estandarizados por la organización Unicode, fuera de la gran cantidad de iconos estáticos y animados que son diseñados para estrategias específicas. Sin embargo, el uso de las caritas es el más extendido en campañas de marketing, ya que en opinión de expertos de la comunicación es un código incluyente en cuanto a género y origen étnico.

Usa estos recursos gráficos con criterio

Para concluir, es imposible negar la capacidad expresiva de los emojis y emoticonos, pero como se dijo antes, se requiere de un criterio comunicacional bien fundamentado que permita su uso adecuado tanto en las interacciones corporativas y de grupos de trabajo, como en las estrategias de marketing, independientemente de la libertad y frecuencia con las que se emplean en estas últimas.