Blog
febrero 25, 2020
Índice de Contenidos

La cultura organizacional es más que un fundamento afianzador del prestigio de una empresa mediante campañas de comunicación institucional. Se identifica como la orientación que sigue una compañía y se refleja en la satisfacción de los clientes, el bienestar de su talento humano y en la convivencia armónica con su entorno. 

Esta orientación está sustentada en principios, valores, objetivos y prácticas reales que proporcionan personalidad de marca. Por ello, es importante que la actuación de los directivos e integrantes del staff sea coherente con dichas premisas. De lo contrario, generarán desconfianza en el mercado y en la comunidad.

Aspectos que conforman la cultura organizacional

Cuando una empresa se establece con perspectivas de crecimiento a largo plazo es indispensable definir sus propósitos y de qué manera han de lograrse. La cultura organizacional no puede darse por sobreentendida; debe formalizarse y registrarse con base en un parámetro estándar que incluye los siguientes elementos:

Misión: elemento base de la cultura organizacional

Concretamente, la misión resume el propósito de una compañía, su razón de ser; cuáles son sus actividades, cómo y para quiénes se realizan. A modo de ilustración, piensa en una desarrolladora de soluciones de ciberseguridad cuya misión podría ser: 

Innovar constantemente en el área de soluciones de seguridad para garantizar a nuestros clientes la navegación y el intercambio de datos en la red de manera confiable; mediante soluciones digitales desarrolladas bajo estándares vanguardistas de experiencia de usuario y con precios accesibles a todos los presupuestos.

Visión

Por otro lado, la visión sintetiza las metas de la empresa a largo plazo. Es decir, lo que espera ser y alcanzar en el futuro, así como la manera en la que se espera lograrlo. Por ejemplo, continuando con la desarrolladora de soluciones de ciberseguridad, la misión podría ser:

Liderar el mercado mundial de soluciones de ciberseguridad. Estructurando herramientas capaces de ofrecer una efectiva protección contra amenazas actuales y futuras en la red, desarrolladas mediante una plataforma colaborativa en la que participen talentos tecnológicos de diversas naciones del mundo.

Valores: el componente ético de la cultura organizacional

Las compañías necesitan obtener la aceptación social de su entorno inmediato y del público al que dirigen sus productos. En función de ello, deben poner en práctica principios éticos aceptados que guíen sus actividades y decisiones. Estos serán determinantes en su cultura organizacional. En consecuencia, es imprescindible definir estos valores corporativos que impactarán en la sociedad, en el desarrollo, en los procesos y en la relación con los clientes:

  • Valores sociales: Son los principios que conforman la política de responsabilidad social de una organización. Es decir, su compromiso de contribuir efectivamente con el bienestar de su entorno, de sus clientes y sus trabajadores. Concretamente, estas iniciativas pueden manifestarse mediante acciones que favorezcan el medio ambiente o apoyen causas relevantes para sus stakeholders
  • De desarrollo: Específicamente, estas premisas están relacionadas con las expectativas de evolución de las empresas y su voluntad de aplicar innovación y mejoras constantes en sus procesos.
  • Referidas a la forma de trabajo: Es la manera en la que directivos y trabajadores asumen sus tareas en beneficio de la calidad del producto y de la satisfacción del cliente. Generalmente, se expresan mediante actitudes como la eficiencia, la excelencia y el ahorro de recursos. 
  • En cuanto a la relación con los clientes: Sin duda, nos referimos a valores indispensables, ya que influyen en el feedback que obtendrá el negocio de parte de sus clientes. En síntesis, hablamos de acciones como la atención personalizada, los servicios de soporte y la escucha activa, entre otras.

Prácticas que añaden valor a la cultura organizacional

En términos prácticos, son las acciones y políticas específicas que caracterizan a un modelo de negocio y que marcan su estrategia de marketing. Entre otras: aplicar la economía circular o colaborativa, ofrecer entregas rápidas o permitir el uso de apps para facilitar los procesos en bancos o cadenas de fast food.

Usualmente, estos elementos de la cultura organizacional preceden los planes anuales de muchas empresas. De este modo, se recuerda a directivos y colaboradores las premisas básicas a seguir para cumplir las metas de producción y ventas de cada ejercicio.

La importancia de asimilar y poner en práctica la cultura organizacional

Hasta aquí, hemos visto por qué una excelente imagen corporativa y una costosa estrategia comunicacional no son suficientes. Si no hay coherencia entre la cultura organizacional y las prácticas de la empresa puertas adentro, sería como proyectar luz hacia la calle y dejar la casa a oscuras. 

Requiere de importancia promover entre directivos e integrantes de la plantilla actitudes de conformidad con los principios y valores que la compañía necesita representar. En efecto, dichas acciones trascienden los espacios de la empresa mediante la calidad de los productos, la satisfacción del cliente y la política de Responsabilidad Social Corporativa. En definitiva, todo ello incrementa el prestigio de la marca y fortalece su employer branding.

¿Qué hacer para que tu staff se identifique con la cultura corporativa?

Existen acciones concretas e iniciativas novedosas para potenciar el compromiso del talento humano con la cultura organizacional. A continuación, hacemos referencia brevemente a algunas de ellas:

  • Evaluar periódicamente la cultura corporativa e incorporar nuevos valores y prácticas derivados de la transformación tecnológica y la evolución social. Sin embargo, en este mismo proceso deben afianzarse los principios básicos que han dado personalidad a la empresa.
  • Definir y promover las actitudes esperadas entre los trabajadores, responsables y directivos. Para conseguirlo, es fundamental la comunicación interna, mediante campañas creativas y persuasivas.
  • Desarrollar programas de motivación para generar el compromiso. Esto es: crear y poner en práctica una política coherente de estímulos al personal. Deberá incluir incentivos económicos y de reconocimiento, aprendizaje continuo mediante cursos y seminarios, así como oportunidades de ascenso y crecimiento profesional.
  • Incorporar al talento humano en las acciones de RSO. De hecho, esta tendencia que ayuda a interiorizar el sentido de responsabilidad colectivo e individual con las causas promovidas por la empresa.

Para finalizar, concretar que la cultura organizacional entendida y practicada con decisión y honestidad genera un feedback social e interno que estimula la eficiencia, la productividad y la evolución de la empresa.

  • Compartir esta publicación:

Opiniones de nuestros alumnos.

Últimas noticias.

Ver más