Blog
soft skills
febrero 24, 2020
Índice de Contenidos

¿Tienen tus colaboradores las soft skills necesarios para desempeñarse en sus cargos? ¿Son hábiles para organizar y asumir sus responsabilidades de manera eficiente? ¿Son comunicativos y trabajan en equipo de forma armónica?

Si la respuesta es afirmativa, ¡enhorabuena! Quiere decir que lograste conformar una plantilla con talentos que reúnen un balance ideal entre conocimientos, destrezas y actitudes positivas para su desempeño. En caso contrario, debes revisar cuáles son las “habilidades blandas” que los integrantes de tu equipo deberían adquirir o mejorar.

A continuación, te presentamos una clasificación de soft skills y explicaremos brevemente las que consideramos más relevantes para el entorno laboral actual. Muchas de ellas, de manera evidente, se relacionan o complementan con otras actitudes y capacidades.  Aún así, esto no interfiere con nuestra intención de guiarte en la evaluación de tus empleados y determinar qué habilidades debes incentivar en ellos.

Soft skills actitudinales

Sin duda, la actitud con la que los individuos asumen su trabajo influye directamente tanto en la productividad de la empresa como en la calidad de sus productos y servicios. Por tanto, esta categoría de soft skills reúne los diferentes comportamientos del empleado durante su desempeño que hacen diferentes sus resultados. A la vez, estas características miden el grado de identificación del colaborador con su profesión y/o con la compañía.

Capacidad para trabajar bajo presión

Ciertamente, hay muchas organizaciones en las que es necesario aceptar proyectos imprevistos con muy poco tiempo para su ejecución. En estos casos, se requiere de mucha inteligencia emocional para no dejarse abrumar por el estrés y la urgencia de obtener resultados con rapidez.

Las personas que trabajan bajo presión con una actitud positiva, gran capacidad de concentración y autodominio emocional son muy demandados en empresas y áreas diversas. Por ejemplo: en departamentos de soporte al cliente; incluso para responsables de redes sociales o en la coordinación de comunicaciones corporativas. 

Responsabilidad y compromiso: dos soft skills indispensables

¿En qué trabajo no se requiere la responsabilidad del empleado? Obviamente, quien no demuestra preocupación por el resultado de su desempeño ni cumple con las expectativas corporativas no podrá destacarse en el ámbito laboral. En paralelo, dicha característica está asociada con el compromiso, entendiéndose como la identificación con los valores y prácticas de la compañía

Es decir, no se trata sólo de respetar horarios o completar tareas, sino también de trabajar de manera coherente con la imagen de la empresa. Por tanto, responsabilidad y compromiso son dos soft skills imprescindibles para laborar en cualquier tipo de empresa y en cualquier cargo.

Disposición para el aprendizaje continuo

Con frecuencia, los departamentos de recursos humanos reciben currículums vitae de aspirantes a cargos que exhiben impresionantes logros académicos y laborales. Sin menoscabo de ello, es pertinente recordar que el conocimiento, los avances tecnológicos y las tendencias en organización del trabajo son muy dinámicos.

De modo que, en función de la evolución de las compañías y de sus procesos, es necesario contar con colaboradores dispuestos al aprendizaje continuo

En concreto, si tienes un equipo de marketing digital, un medio de comunicación o un proyecto de emprendimiento tecnológico, debes fomentar esta actitud entre todos tus colaboradores. Porque este tipo de entornos son más cambiantes que otros y por eso hay que estar al día de las novedades e innovaciones.

Proactividad: varias soft skills resumidas en una sola

En resumen, un trabajador proactivo es quien reúne un conjunto de habilidades que le permiten lograr un desempeño que supera las expectativas de la compañía. Dichas condiciones son: iniciativa, creatividad, actitud afirmativa, facilidad para enfrentar y resolver problemas y deseos de superación, entre otras.

Además, este colaborador es capaz de influir de manera positiva en la productividad de sus compañeros, sin necesariamente ser manager o directivo. Por tal motivo, aunque muchos líderes departamentales y directivos tienen esta habilidad, mientras más colaboradores proactivos dispongas en diferentes cargos de tu empresa, mucho mejor.  

Soft skills sociales

Como su nombre indica, estas soft skills están directamente relacionadas con la convivencia en los entornos laborales. Igualmente están vinculadas a la interacción entre los integrantes del staff para lograr metas específicas. Entre las más importantes, podemos mencionar:   

Liderazgo

Básicamente, la función de un líder es influir de manera efectiva en la actitud de su equipo de trabajo con el objetivo de orientar su labor a lograr los objetivos empresariales. Para ello, pone en práctica otras habilidades como la capacidad organizativa, la comunicación, la asertividad y la empatía, de las que hablaremos más adelante.

Comunicación y asertividad

En efecto, la comunicación constante es un elemento vital dentro del ámbito empresarial. Evidentemente, líderes y colaboradores que generan feedback constante y útil tienen más posibilidades de alcanzar metas productivas y financieras para sus compañías. Para lograrlo, la asertividad surge como un componente indispensable, expresado en la claridad, pertinencia y respeto hacia los interlocutores al momento de emitir un mensaje.

En resumen, la asertividad es clave para comunicar los objetivos y asignar las tareas de forma precisa; también para facilitar la retroalimentación continua entre los integrantes del equipo con resultados óptimos. Esto vale para organizaciones de cualquier tamaño y propósito; también para empleados de todos los niveles.

Inteligencia emocional y empatía: soft skills en pleno auge

En realidad, las empresas se constituyen en grupos humanos orientados a la consecución de objetivos concretos. Por lo tanto, no son extrañas las manifestaciones de expectativas, los desacuerdos y los conflictos entre sí. En este contexto, la inteligencia emocional, junto con la empatía se presentan como soft skills vitales en las interacciones con varios propósitos. Entre ellos, garantizar la armonía en la interacción entre los  integrantes del equipo y mediar efectivamente para resolver eventuales conflictos.

Como dijimos, la inteligencia emocional permite reaccionar a determinadas situaciones con emociones adecuadas; también es crucial en el trabajo bajo presión. Por estas razones, esta habilidad está entre las más requeridas por los departamentos de RRHH

La disposición para trabajar en equipo: entre las soft skills más requeridas

En esencia, el trabajo en equipo es fundamental para lograr objetivos de manera eficiente, con más rapidez y resultados de calidad. De hecho, la coordinación apropiada de los esfuerzos y la comunicación constante entre los miembros del grupo previenen la sobrecarga de labores en pocas personas. Así, las actividades fluyen de modo más ágil y productivo.

En esta perspectiva, la inmensa mayoría de las organizaciones requieren de sus empleados la disposición de trabajar grupalmente; también les animan a ser recíprocos en el apoyo que brindan los compañeros. Esto es fundamental por ejemplo en compañías manufactureras, desarrolladores de tecnología, agencias de marketing, empresas de servicios, comercio retail, hospitales y un largo etcétera.

Soft skills funcionales

En esta categoría, se encuentran las soft skills relacionadas con el desempeño del individuo en su área de trabajo. Ciertamente, en este aspecto tienen mucho que ver los conocimientos del colaborador y sus destrezas profesionales. Aunque también confluyen otras capacidades adquiridas como la organización de prioridades; igualmente importantes son la concentración, el pensamiento analítico y la optimización del tiempo.

Capacidad de análisis

Indudablemente, la toma de decisiones en todas las áreas de la organización requiere de un eficaz pensamiento analítico. Esto es, interpretar de forma adecuada la información obtenida mediante diversas fuentes; desde la observación directa hasta la proporcionada por las soluciones de Big Data, Inteligencia artificial y analítica avanzada.

Si bien, como expresamos, son necesarios amplios conocimientos en materias específicas, también es crucial la capacidad para hacer análisis predictivos de las tendencias y del impacto de las decisiones que se tomen al respecto. 

No es casual que los departamentos de marketing de marcas prestigiosas cuenten con líderes hábiles en este aspecto. También los emprendimientos incipientes que aplican la metodología lean startup para el lanzamiento de nuevos productos, necesitan de directivos analíticos.

Gestión del tiempo y capacidad organizativa: un par de soft skills imprescindibles

Lógicamente, las habilidades para determinar las prioridades y optimizar el tiempo que se dedica a cada tarea son esenciales en el management. Organizar las tareas de acuerdo a su importancia y gestionar la ejecución de actividades dentro de plazos de tiempo razonables proporcionan coherencia a los procesos e incrementan la calidad de los resultados.

Más allá de practicar estas habilidades como líder, debes inculcarlas entre tus colaboradores; porque esto evitará horas extras y facilitará las opciones de conciliación laboral.  

Predica con el ejemplo: la mejor de tus soft skills como líder

Para finalizar, la mejor manera de transmitir a los integrantes de tu equipo de trabajo estas y otras soft skills es predicando con el ejemplo. En otras palabras, demostrar con tus propios comportamientos y actitudes que estas habilidades pueden desarrollarse y ponerse en práctica. Y que, igualmente, éstas pueden proporcionarles beneficios en su trabajo, sus ingresos y en otros aspectos de su vida diaria.

  • Compartir esta publicación:

Opiniones de nuestros alumnos.

Últimas noticias.

Ver más